lunes, 25 de febrero de 2013

Son solo momentos, déjalos ir...

Hace mucho no me metía acá, más de un año. Siempre decía... Ya, mañana subo una entrada... y mañana nunca llegó. Bien actualicemonos... Desde hoy en adelante no volveré a referirme a "él" en mis escritos, ahora el personaje soy yo. Le he dado demasiada importancia a un personaje que no la tiene, más bien, dejémoslo cómo un personaje secundario, con suerte. Bien, he aprendido mucho este último año, le saque el jugo a mis ganas de aprender y conocer gente nueva, tambien a mi espiritu rebelde y poco convencional. Ya me siento en un setenta y cinco por ciento independiente, fue un proceso dificil, pero ya me acostumbre a mantener esa puerta que dice "salida", bien abierta. La vida y el tiempo se encargaron de cicatrizar y curar todas las heridas que muchas personas dejaron... es hermoso sentir todo sano por dentro, el optimismo se gano gran parte de mi mente. La libertad, mi fiel compañera... Ya no cuento con mejores amigos, preferí dejar cómo buenos amigos y mejores conocidos a la gente, aun así el destino se ha encargado que conozca personas que calzan perfecto con ese nombre, cómo Natalia por ejemplo, a quien conocí en un voluntariado en el cual aporte, pero ya hablaré de eso en otra entrada... Tambien termine muchos lazos con gente que ya no aportaba en mi vida. De los antiguos pocos, pero buenos. El resto, que sus vidas sean buenas :) Es impresionante lo pequeño que es el mundo, el que era mi enemigo paso a ser mi amigo y el que era mi amigo paso a ser nadie para mi. Bien, despues seguiré relatando más... tengo mucho que contar. En resumidas cuentas, él, me da lo mismo... en serio. Ella, ya no ocupa mucho espacio en mi mente. Y ellos, son mi nueva familia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

You're welcome